COMO SABER SI MI PERRO SUFRE ESTRÉS.

Publicado por admin | 06/06/2017 | Perro

Todos los animales somos sensibles a los estímulos externos y por lo tanto padecemos estrés en mayor o menor grado y los perros no son una excepción

El estrés es un proceso hormonal que se da de forma automática por parte del cuerpo para hacer frente a una situación de riesgo (real o anticipado). No hay manera de detener el mecanismo mientras éste está en proceso y es acumulativo, necesita horas para que el nivel de hormonas vuelva al punto de inicio. Para un estresor intenso necesitara de dos a tres días de descanso para reabsorber los efectos nocivos del estrés.

Un perro o persona que está expuesto a sucesivas situaciones que le generan estrés tendrá, lo más probable, un estrés acumulado que puede llegar a ser crónico, ya que el cuerpo no tiene tiempo de reabsorber las hormonas liberadas.

 

Algunos de los siguientes comportamientos se ven en perros con niveles altos de estrés.

  • Jadeo excesivo.
  • Ladrar sin motivo.
  • Ladrar mucho rato aunque sea con motivo.
  • Miedos generalizados o que le cueste reponerse de un momento de miedo.
  • Bostezar muy a menudo.
  • Chuparse repetitivamente: (patas, tierra, ventanas u objetos)
  • Sacudirse varias veces en el paseo.
  • Dificultades para relajarse.
  • Despertarse varias veces durante la noche.
  • Beber agua compulsivamente.
  • Rascar el suelo repetidamente.
  • Comer hierba muy a menudo.
  • No aprender de los errores.
  • Hacer más de 30 pipis al día.
  • Comportamientos de monta repetidos.
  • Dar vueltas sobre uno mismo.
  • Cualquier comportamiento que sea repetitivo o compulsivo.

 

Si has visto identificado tu perro en uno o varios comportamientos del listado anterior significan que muy probablemente los niveles de estrés están por encima de los recomendables. Los niveles altos de estrés tienen consecuencias a corto y largo plazo (Problemas de salud, alergias, desnutrición, problemas de comportamiento,  faltas de aprendizaje, irritabilidad…) Y solo se mitigan si se hace una reducción de estrés.

La reducción de estrés se hace evitando estresores. Si los estresores son moderados evitándolos durante 15 días y volviendo a mostrárselos de forma paulatina podría ayudar al perro a entender y tolerar mejor esos estresores. Si los estímulos son demasiado fuertes o tu animal presenta varios de los comportamientos del listado seguramente deberás observar en que momentos se dan y cuales cosas ponen nervioso al perro.  Un educador te puede ayudar a ver que cuales son las rutina y actividades adecuadas para reducir el estrés.

Cuatro cosas que deberías tratar de eliminar de la vida de tu perro:

– Uso de collares y correas demasiado cortas: Limitar al perro y no permitirle investigar y oler a un ritmo pausado  es uno de las cosas que estresan al perro. Te propongo que le enseñes a caminar sin tirar con un arnés cómodo y una correa de unos 2 metros que acortarás si es necesario. Si necesitas ayuda, pide orientación a un buen educador de tu zona.

– Hacer deporte: Aunque tu perro parece que disfrute con el deporte en realidad lo que está haciendo es acelerar su ritmo de vida de tal forma que puede que le cueste más relajarse a pesar de estar cansado. La mejor actividad física es la que hacen libremente. Darles la oportunidad de ir sueltos en zonas de montaña sera más beneficiosos para su salud.

– Jugar a la pelota: perseguir objetos es el juego más extendido pero no por eso es bueno para el perro. Si tu perro es de los que cuando hay una pelota no juegan con otros perros, tienes un perro obsesionado por el balón y por tanto un perro con niveles de estrés altos. Busca maneras creativas para pasar ratos con tu perro sin necesidad de lanzar ningún objeto.

– Castigar o corregir al perro: Los métodos negativos lo único que hacen es incrementar el problema, ya que ante una situación de conflicto, donde el perro no entiende lo que está pasando, se le suma una carga negativa haciendo la experiencia más conflictiva. Si el perro no entiende algunas de las normas de casa, busca alternativas a su comportamiento de manera que tenga la opción de hacerlo “bien”. Ignorar los comportamientos de reclamo es la única manera que estos desaparezcan y que el perro pueda entender que esto no le funciona. Si tienes la sensación de que el perro sabe que lo hace “mal” y no aprende de sus errores seguramente te toca revisar las rutinas. El estrés seguramente es parte del problema.

Para cualquier consulta puedes ponerte en contacto y buscaremos la mejor solución para tu caso.

Añadir comentario

*Por favor, completa todos los campos correctamente

Related Blogs

Publicado por admin | 13 febrero 2017
No a todos los perros le…
Publicado por admin | 13 febrero 2017
Hay muchos perros que engullen la comida, hasta tal punto de no sentirse nunca saciados. El ansia para comer hace que se mastique mal…
Residencia canina sin jaulas
Publicado por admin | 13 febrero 2017
La comunicación es imprescindible para intercambiar mensajes y para convivir. Toda comunicación es bidireccional, lo que conlleva que debe de haber un comunicante y…